VITICULTURA

VITICULTURA

Viticultura

Para empezar a hablar de la viticultura, lo primero que debemos saber es qué es la viticultura o cómo se define.

Se conoce con el término viticultura a aquella disciplina que se ocupa del estudio y de la activad de cultivar uvas, es decir, en este último caso, la viticultura consiste en el cultivo sistemático de la vid y más precisamente de su fruto; la uva, ya sea para ser ésta consumida directamente o bien someterla a un proceso de fermentación para producir vino.

Ver vinos de MiSumiller.es

En cuanto al tema que nos interesa que es la de fermentación para elaborar vinos, tenemos que tener en cuenta diferentes factores a la hora de plantar la vid. Recordemos que la vid pertenece a la familia de las plantas trepadoras denominada Ampelidacae. En esta familia se engloban varios géneros y uno de ellos es la Vitis que es la que produce uva para la vinificación.

La Vitis Vinifera tiene alrededor de 4000 variedades distintas. Entre ellas, las más importantes serían:

Vitis lambruscas; serie Labrusqueidea americanae, por ejemplo la uva Isabel la produce esta especie, muy típica en la región de Emilia-Romana en Italia para la obtención del vino lambrusco.

Vitis Rupestris; serie Rupestres. Originaria de suelos secos de aluvión, ha dado origen a muchos portainjertos.

Vitis Riparia; serie Ripareae. Originaria de regiones mucho más frescas, y a uvas de vino.

Vitis Berlandieri, serie Cinarescente. Originarias de regiones áridas con suelos calcáreos. Ha sido trascendental para la constitución de portainjertos resistente a la clorosis y a la sequedad.

Vitis Vinifera. Es la vid común.vitis vinifera

Una vez que ya tenemos claro el tipo de Vid que nos interesa cultivar debemos centrarnos en los diferentes factores para poder plantar un tipo de uva u otra en función de nuestros intereses. Estos factores son los siguientes:

Clima.- Para un óptimo desarrollo de la vid, es adecuado un clima seco, con temperaturas moderadas a calurosas por un periodo largo e inviernos fríos. Los veranos húmedos además de afectar a la madurez y la calidad de la uva, favorece el desarrollo de plagas y enfermedades.

Las franjas comprendida entre las latitudes 50º norte y 30º norte sobre la línea ecuatorial y 30ºnorte y 50º norte por debajo de la línea ecuatorial.

Elección del terreno.- Un terreno destinado a la plantación comercial de vides debe reunir ciertas condiciones para que, una vez en producción, esta se mantenga uniforme en el máximo rendimiento posible.

Lo ideal sería elegir un terreno que no haya tenido vides durante al menos 10 años, ni que tampoco haya sido usado con cultivos susceptible a nematodos o enfermedades radiculares, como por ejemplo, tomate, pimiento, ajo, etc.

Disponibilidad de agua.- En la zona de riego, la disponibilidad debe de ser permanente, o bien dentro de un rango de seguridad, de modo que ante un periodo de sequía no peligre la plantación.

Este factor es de vital importancia. En zonas de secano, la disponibilidad de agua tiene una relación directa con la profundidad del suelo, textura, contenido de materia orgánica, manejo del suelo y ubicación topográfica.

Profundidad del suelo.- La vid es una planta de arraigamiento profundo que desarrolla un amplio sistema radicular, de aquí, que lo más aconsejable es seleccionar suelos profundos (mayor a 1.5 m).

En zonas donde no se dispongan de estos tipos de suelos se podría considera un suelo más delgado siempre que no tengan problemas de drenaje.

Conjuntamente con la profundidad, es importante la fertilidad del suelo, ya que suelos fértiles y profundos favorecen una mayor cosecha reduciendo los costos de producción. También es importante preocuparse de los problemas de salinidad del suelo y de altas concentraciones de algunos elementos.

Topografía.- Los suelos planos o de muy poca pendiente son los que producen menos problemas para el manejo general del viñedo, sin embargo, es posible utilizar suelos con pendientes pronunciadas, controlando la erosión mediante la plantaciones en curvas de nivel.

También debería considerarse el micro relieve del terreno, es decir, aquellas depresiones o montículos de superficie pequeñas. La profundidad del suelo determinara en este caso el tipo de maquinaria que podrá utilizarse para nivelar o emparejar el micro relieve.

Si el perfil es muy delgado y a su vez con topografía accidentada, solo permitirá una leve emparejadura y una plantación en curva de nivel.

En zonas de secano la topografía ondulada no es objetable y hasta puede ser ventajosa. La topografía del terreno también estará determinando el sistema de conducción del viñedo.

Drenaje.- La mayoría de las plantas cultivadas no pueden sobrevivir o se ven muy limitadas en su desarrollo si sus raíces permanecen por mucho tiempo sin oxígeno.

En un suelo saturado, el agua desplaza el aire de los espacios entre las partículas y por lo tanto se limita al contacto de oxígeno, provocando una asfixie de las raíces. De aquí que sea importante considerar este factor ya que la vid por su arraigamiento profundo necesita de un buen drenaje. Por este motivo, aquellos terrenos de posición baja que pueden haber sido vegas en años de abundantes precipitaciones, no deben considerarse para una futura plantación a menos que se les habilite con un buen sistema de drenaje. Esto mismo es válido para aquellos terrenos que tengan una capa freática superficial.

Exposición solar.- Con relación a este aspecto, en general no hay problemas en áreas calurosas, pero en áreas más frías es conveniente realizar la plantación con exposición norte.

MiSumiller.es

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code
Comparar