¡Lo más vendido!

LA SALUD Y EL VINO

LA SALUD Y EL VINO

Por norma general se tienden a confundir muchos mitos sobre la composición del vino, como por ejemplo el alcohol que contienen, las calorías, su macronutrientes, etc. Esto hace que se confundan los aspectos saludables que conllevan beber una copa de vino, y de esto vamos hablar en esta ocasión.

vino bicho

Comprender las siguientes propiedades del vino, que posiblemente no conocías, es fundamental a la hora de entender los beneficios que aporta una copa de vino.

El vino no tiene fibra, el 90% es agua el otro 10 % son pequeñas aportaciones de valor nutricional.

Las proteínas son escasas. Suele tener alrededor de 1,2 gramos/ litro. Al provenir de una fruta debería contener más proteínas, pero es en el momento de la clarificación donde pierde muchas de ellas, y si lo comparamos con nuestro cuerpo y peso es testimonial la ingesta de 1,2 gramos.

Hidratos de Carbono. Estos dependerán del tipo de la elaboración del vino. Durante la fermentación alcohólica la gran mayoría de azúcares del zumo de la uva se transforma en alcohol, gracias a las levaduras.

En el vino tinto los azucares residuales como la fructosa o la glucosa son poco importantes y representan solo entre 2 o 3 gramos/ litro. En los blancos el número es más elevado. Además de los glúcidos de la fruta, el vino también contiene otros azúcares que son consecuencia del alcohol del vino.

En todo caso, salvo en vinos dulces, abocados, semiseco, etc. la mayoría de los vinos en el mercado son de bajo contenido en azúcar, y en todo caso el azúcar del vino siempre es natural nunca añadido.

Es 0% grasa, ya que el vino no contiene Lípidos, en todo caso como excepción se puede encontrar riesgo de algunas semillas machacadas y que liberen el aceite que contiene y pueda que en algunas ocasiones cuando tomamos un vino aparezca un cierto graso en sus paredes una vez que le vino ha sido consumido.

El alcohol y las sales minerales; el alcohol es una sustancia que está presente en el vino, lo que si cabe destacar es en cuánta graduación. Tened en cuenta que el grado alcohólico de un vino se establece en función de la cantidad de azúcar que tenga la uva en la cosecha. Debéis saber también que el alcohol con el tiempo también disminuye. Cuando vemos la graduación de un vino, nos indica la proporción de alcohol que contiene. Por ejemplo, en una botella de 75cl, un vino con 14º contendría 10,5 cl. de alcohol por cada botella. También encontramos otros tipos de alcoholes como son la Glicerina, Metilico, Ertritol y otros poli-alcoholes.

El característico sabor salino de los vinos lo otorga las Sales Minerales. El vino contiene de 2,4 gramos de sal por litro, además de otros minerales con son el Potasio, Sodio, Calcio Cloro, Azufre, Flúor, Silicio, Yodo, Bromo y Boro. Tened en cuenta que estas sales algunas son escasas incluso cuando comemos habitualmente.

El vino tiene también otros elementos nutricionales o oligoelementos, como Cobre, Hierro, Zinc y Manganeso. Como dato curioso comentaros que algunos vinos tintos son ricos en Hiero, lo que facilita una buena absorción intestinal.

También, como parte negativa, el vino también puede tener elementos poco deseables como, Aluminio, Plomo e incluso Arsénico, aunque en proporciones casi testimoniales.

También el vino es rico en vitaminas como la B12, B6 y B2, en proporciones baja, como dato curioso deciros que carece de vitamina C, siendo un fruto en el que esta presente cuando comemos uva.

La importancia de los Polifenoles; es uno de los aspectos más interesantes. En el vino blanco solo se encuentran algunos miligramos, pero sin embargo en el tinto lo podemos encontrar desde 1 hasta 3 gramos/ litro. Estos están concentrados en la piel de las uvas, en las pepitas y en los escobajos.

Los polifenoles que contiene el vino es lo que le da la importancia de beber 1 copa de vino por su efecto de prevención cardiovascular.

También encontramos ácidos minerales como, el Tartárico y Málico y demás, que contribuyen en que el vino sea un líquido alcohólico ácido, cuyo PH esta entre 2 y 3, con esto quiere decir que es una acidez cercana al estómago. Esto hace que se facilite la digestión de las proteínas alimenticias, por eso no es casual decir que el vino es una bebida que acompañe bien con la comida y también desde el punto de vista nutricional.

Ya hemos visto la cantidad de minerales y sustancias positivas que alberga el vino, pero también  vamos a hablar de algunos mitos del vino y curiosidades que también aporta el beberlo. (Siempre con moderación)

Por ejemplo, el vino lo pueden tomar los Hipertensos. El consumo habitual del vino de 1,2 copas, dicha cantidad no afecta a la presión arterial ni tampoco a los riñones.

El vino es una bebida Hiposódica, al poseer un contenido inferior de 5mg, piense que lo recomendado por la OMS para una persona adulta es de 5000 mg por día.

También nos encontramos con otro mito como que a las mujeres les afecta más el alcohol, cuando se han hecho estudios donde las mujeres lo toleran exactamente igual que los hombres. La tasa metabólica de etanol varía mucho de un individuo a otro, pero no por el sexo. También influyen, el peso, la actividad física y el habito de consumo. Las mujeres pueden tomar la misma cantidad de alcohol que un hombre siempre de manera proporcional a su peso.

Otra de las cosas que se dicen es que el vino engorda. A ver no podemos decir que el vino no engorda, el vino ya hemos visto que contiene alcoholes, siendo el Etanol el mayoritario, que posee poder energético, pero no es útil para el organismo. Para aclarar que es lo que engorda del vino debemos de tener claro que los Macronutrientes, de los cualesl el organismo aprovecha toda su energía como son los Hidratos de carbono, las Grasas, Los Lípidos y las proteínas, el alcohol por su parte, al no ser útil para el organismo ,sigue otro curso en nuestro cuerpo, donde va directamente al hígado donde se degrada y elimina.

El azúcar del vino llamado, azúcar residual, es el único macronutriente (carbohidrato) que asimila el organismo y que por tanto lo que nos puede hacer cambiar a una talla mayor.

Lo que tenemos que tener en cuenta con esto es que 1 gramo de azúcar, posee unas 4 calorías, y si excluimos el alcohol esto quiere decir que el vino engorda tanto como azúcar tenga. La gran mayoría de vinos en el mercado poseen un bajo contenido en azúcar, menos de 5 gramos por litro, lo que representa 1 gramo de azúcar en la copa, es decir unas 4 calorías.

Para terminar, comentaros que si tomamos vino con más azúcar, como un vino dulce de uva Pedro Ximénez, un vino de Hielo, Tostados o similares, e incluso cavas Semidulces, todos ellos con cantidades superiores a 30 gramos por litro, lo que eso supondría unas 25 calorías por copa con un potencial alto de transformarse en grasa abdominal.

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code

CLUB DEL VINO

GRATIS Y SIN COMPROMISO ¡Sólo ahora recibe un cheque regalo de 5€ para tu primera compra!

 

...

Comparar